Después de cosechar un gran éxito con el estreno de La Bella Durmiente y el bosque escondido en el Nuevo Teatro Alcalá de Madrid, en Toledo, Pamplona y Valladolid -inmerso en plena gira por España-, el director del musical infantil de la temporada, Javier Muñoz, nos abre las puertas de JANA PRODUCCIONES y de su séptimo proyecto.

PREGUNTA: ¿Cómo surgió la idea de llevar a los teatros un musical sobre La Bella Durmiente?

RESPUESTA: La Bella Durmiente es el séptimo musical que escribimos y siempre buscamos algo que realmente nos emocione. La idea de las tres hadas tan divertidas, contando una buena historia, nos enganchó y empezamos a escribir nuestra propia adaptación del cuento. Siempre escribimos juntos Diego Yzola y yo. Desde el legendario Antígona tiene un plan no hemos dejado de crear juntos los musicales de JANA. Y lo que al principio era un sueño, girar por cientos de teatros de España, ya es una realidad.

P: ¿Qué diferencia hay entre la Bella Durmiente de JANA y la Bella Durmiente original?

R: La diferencia es nuestra forma de contarlo. Quizá una manera más moderna, más actual, con canciones de diversos estilos: rock, blues, rap… Ritmos muy entendibles por el público actual, y que enganchan mucho a los más pequeños. Hemos puesto en escena una historia muy amena y para toda la familia. Todo gira alrededor de las tres hadas, muy lanzadas y divertidas. A veces, intentando ayudar, acaban estropeándolo todo, pero siempre se levantan y encuentran una solución para ayudar a la pequeña Aurora. En la historia se van involucrando un ciervo, un búho, el leñador… En realidad es una bonita historia de amistad.

P: ¿Cuál dirías que es el objetivo de este musical?

R: Con este musical, como con todos los que hacemos, lo que queremos es que el público salga del teatro emocionado y feliz. Con los niños y niñas es más fácil, por la temática, pero también nuestro objetivo es que los mayores se olviden de los problemas cotidianos y se sumerjan en un mundo distinto que les emocione y que disfruten. Queremos que, al menos durante una hora, el público lo pase en grande y salga del teatro con una sonrisa. Una de mis mayores ilusiones es sentarme en cualquier butaca del teatro y ver cómo el público disfruta, cómo se mete en la historia, cómo se ríe, cómo se emociona…

P: La Bella Durmiente es el primer musical 100% JANA, el elenco está formado exclusivamente por alumnos de la Escuela JANA. ¿Qué supone esto para ti?

R: Pues imagínate, para mí es la satisfacción máxima. Ante todo, somos muy rigurosos en cuanto a la calidad de nuestros musicales y, gracias a eso, tenemos más de 50 premios nacionales. Hicimos un primer casting para alumnos y antiguos alumnos de la Escuela JANA y vimos que realmente podían defender este musical de una manera brillante. El resultado ha sido magnífico.

Estoy  realmente orgulloso de esta gran compañía. Han demostrado en cada ensayo y en cada función una calidad y profesionalidad artística brutal. Pendientes siempre de darlo todo y preparándose para cada función como si fuera la única. No puedo estar más satisfecho. Las tres hadas las encarnan Carmen Izquierdo, María López y Paula Mori, que, además, es Maléfica. Tres jóvenes actrices que darán pronto mucho de qué hablar en el mundo de las artes escénicas. El grado de compenetración entre las tres es alucinante. La joven Aurora es Teresa Pejenaute, que acaba de ser contratada por Nacho Cano para su nuevo musical. No me extraña, es una artista que lo tiene todo.  Su cover es Ana Puig, una jovencísima actriz y cantante que empieza aquí su andadura musical. Los chicos son Paco García, que hace del todo creíble el papel de leñador (nuestro particular príncipe); Iván Villegas, que tripite con JANA en este trabajo y defiende cualquier papel de una manera prodigiosa; y Juan Ventas (cover del leñador), otra gran promesa de los musicales en España. Cierra el elenco un actor con mucha experiencia y premios (nominado a los Max y mejor actor en los PTM, entre ellos) Jacobo Muñoz. ¡Qué podría decir de él! Es el actor que todo director mataría por tener en su compañía, además de una fábrica de gags y de ideas para cada escena. Con artistas así, ¿qué más quieres para hacer el musical? ¡Ah sí! ¡Una buena regidora! Y tenemos a la mejor, la actriz Pilar Bouthelier.

P: ¿Qué destacarías del trabajo que hay detrás de un musical como éste?

R: Como he dicho, trabajar con Diego Yzola ya es un premio. Crear el musical es quizá de los momentos más bonitos del proyecto. Van surgiendo personajes, historias, ritmos, melodías… Día a día vas viendo cómo avanza el musical, cómo va tomando forma ‘la criatura’. En cualquier caso, un musical es una labor de equipo enorme. Desde Rol (director artístico) al mando de todo lo estético, pasando por grandes maestros músicos, como Augusto Algueró (en la dirección musical), Marco Rasa, Miguel Ángel Collado o Fernando Villar, encargados de los arreglos musicales junto con Augusto. Siguiendo con Manu García, también de la casa, responsable de las coreografías; Rossel Muñoz en el vestuario, Nacho y María de SweetMedia, en la parte audiovisual; y el propio actor Jacobo Muñoz, que también interviene en el diseño de muñecos, ideas para proyecciones y dirección de actores. Hasta la producción ejecutiva, de la mano de Andrés de Santiago (hace que todo sea posible) y Juanjo Muñoz, encargado de coordinar todo el equipo JANA (Asun, Adriana, Joana…). Además, en la parte del directo, Íñigo Benitez lleva el peso de la dirección técnica. 

Al final de todo este proceso es un verdadero subidón ver la magia tan especial que se desprende del musical y de la suma de todos estos granitos de arena que cada uno del equipo ha puesto en el proyecto.

P: ¿Cuál crees que es el punto fuerte de la Bella Durmiente y el bosque escondido?

R: Yo creo que el punto fuerte es la conexión entre las tres hadas, con la fuerza y el ritmo que tienen las canciones y la dinámica de los acontecimientos. Energía, ritmo, magia y diversión. ¡Hay que dejarse llevar!

P: A nivel personal, ¿qué significa este musical para ti?

R: Significa muchísimo. Cada musical nuevo es como una hija recién nacida (digo hija porque solemos tener protagonistas femeninas en nuestros musicales: Antígona, Carlota, Marina… Ahora, Aurora) y, siendo 100% JANA, ¡ya ni te cuento! Un musical siempre supone un gran reto: nunca sabes si lo lograrás hasta que lo acabas, pones en marcha los ensayos y ves los resultados. Y, también, es adictivo. Cuando acabas estás deseando comenzar el siguiente, aunque siempre asusta saber todo el trabajo que conlleva.

P: ¿Crees que JANA PRODUCCIONES ha conseguido acercar el mundo de los musicales al público español y que, además, lo ha hecho más accesible con su escuela?

R: Sí, claro. De nuestro primer musical, En nombre de la Infanta Carlota, salieron artistas reconocidos hoy como Macarena García, Cristina Llorente o Jacobo Muñoz. Era nuestro primer musical y nos lanzamos un poco al vacío porque en España no había mucha cultura de musicales y no sabíamos cómo iba a funcionar. A partir de ahí fuimos creciendo. Produjimos más musicales, nos llevamos el Premio Max al Mejor Musical con Antígona tiene un plan, montamos una pequeña escuela, empezamos a formar artistas… Y ¡fíjate ahora! La cantidad de gente que ha pasado (y pasará) por la Escuela JANA, siempre abierta a todos.

P: Un lema que defina a JANA…

R: Yo diría alma y energía. Siempre nos ha inspirado mucho la Luna (de ahí el nombre de JANA), por esa parte de duende, de magia, de alma que tiene… Por otro lado, la energía es algo que une a todos los que formamos parte de esto. Está muy bien tener sueños y querer luchar por ellos, pero hay que lanzarse y, sin duda, aquí hay gente que se lanza. A lo mejor no consiguen exactamente ese sueño que buscaban, pero consiguen otro distinto o uno incluso mejor. Y esa actitud es la que podría definir a JANA: ENERGÍA Y ALMA.

P: ¿Qué le dirías al público para que venga a ver la Bella Durmiente y el bosque escondido?

R: Les diría que es el mejor plan para la familia y la mejor terapia para olvidarse de los problemas durante una hora y media. Para despreocuparse, para pasarlo bien, para reír, para estar con los hijos, sobrinos, nietos… Van a disfrutar de un espectáculo en vivo. Los personajes son reales, todo sucede en ese mismo momento. Esa es la fuerza del teatro.