La despedida de 2020 no fue como la de un año más, y mucho menos para Escuela JANA. Este fin de año fue una noche verdaderamente histórica, gracias a la admirable iniciativa de Nacho Cano, que pudo convertirse en una realidad en una noche tan mágica.

Era el momento que todos esperábamos. Esa actuación que el Ayuntamiento de Madrid y todos los medios de comunicación habían estado anunciando durante toda la semana.

Minutos antes de las campanadas, la Puerta del Sol se iluminaba en azul para rendir un sentido homenaje a las víctimas de la Covid-19, con la versión más emotiva de ‘Un año más‘. Una canción interpretada por una maravillosa Kuve, Nacho Cano al piano y un grupo de alumnos de Escuela JANA en unos coros que nos pusieron la piel de gallina.

Nunca antes habíamos vivido nada parecido en Nochevieja. Un kilómetro 0 vacío, con el único sonido de la música y las voces de un tema versionado especialmente para esta ocasión y que, después de esta noche, se ha convertido en más que un himno.

La actuación creó una enorme expectativa, que cumplió con creces. Minutos después de ser retransmitida para toda España, las redes sociales se llenaban de felicitaciones y de palabras de gratitud y emoción.

«No puedo dejar de nombrar al espectacular coro de @jana_producciones que fue imprescindible para que la canción se llenara de emoción. Ya os lo dije mil veces pero os lo vuelvo a repetir, sois maravillosxs como profesionales y como personas. Sin vosotrxs no hubiera sido lo mismo. ¡Toda mi admiración!», han sido las palabras que nos ha dedicado Kuve, a quien también admiramos nosotros profundamente.

Sin duda, la palabra que más define esos minutos históricos es emoción. Una emoción que sentimos también en los ensayos, en todo el inspirador proceso que vivimos junto a Nacho Cano y Kuve, y que pudimos enviar a cada de rincón del país.

Con esa emoción y la esperanza de ese momento único, con una energía renovada y positiva, con una experiencia tan apasionante, comenzamos 2021. ¡Mejor año nuevo!

UNA NOCHEVIEJA HISTÓRICA EN LA PUERTA DEL SOL